El escándalo más reciente en el futbol español llamado Barzagate

La detención del ex presidente del Club Barcelona, Josep Maria Bartomeu y otros directivos del azulgrana pusieron al descubierto lo ocurrido en el Barzagate.

El escándalo más reciente en el futbol español llamado Barzagate

La detención del ex presidente del Club Barcelona, Josep Maria Bartomeu y otros directivos del azulgrana pusieron al descubierto lo ocurrido en el Barzagate.

Especial

7 Marzo 2021 (Resiliente Diario).- El pasado 1 de marzo el mundo deportivo recibió la noticia de que el ex presidente del Club Barcelona, Josep Maria Bartomeu y otros directivos del azulgrana fueron detenidos por Agentes del Área Central de Delitos Económicos de los Mossos d’Esquadra, quienes también registraron las oficinas del Camp Nou.

Esta controversia, que ha afectado terriblemente la imagen del club catalán, inició el 17 de febrero de 2020, cuando en un programa de radio español fue presentado un informe, el cual  reveló que la directiva del Barcelona tenía contratado, desde 2017 por 1.2 millones de dólares, a la empresa de servicios digitales I3 Ventures.

Mediante esta compañía se emprendió una campaña de desprestigio y difamación, en redes sociales en contra personalidades detractoras al azulgrana y la gestión de Bartomeu.

Entre los posibles afectados estaban jugadores y ex jugadores del club de La Liga de España como Lionel Messi, Gerard Piqué, Xavi Hernández y Carles Puyol, pero también ex presidentes de la institución como Joan Laporta, directivos opositores como Víctor Font, así como políticos y empresarios catalanes.

Ante la publicación de esta información, horas más tarde, el entonces presidente del Barza y sus allegados intentaron desmentir los vínculos con dicha empresa.

Sin embargo, las pruebas fueron contundentes y al directivo no le quedó otra opción que reconocer en público dicha contratación, aunque negó rotundamente que fuera para emprender una campaña de desprestigio.

También salió a la luz que presuntamente el Barcelona había pagado un sobreprecio por los servicios de I3 Ventures y que el costo total se dividió en pagos menores a 200 mil euros debido a que por debajo de ese monto no se requiere la aprobación especial de la junta directiva.

Todo esto generó que el 18 de febrero de 2020, el Barza terminara la relación laboral con I3Ventures y contratara a la empresa PriceWaterHouseCoopers (PwC) para auditar al club sobre este caso.

Poco después, el 8 de abril Bartomeu pidió la dimisión de cuatro directivos que habían sido críticos con él durante las semanas anteriores.

Se trataba de Emili Rousand, vicepresidente institucional; Enrique Tombas, vicepresidente, tesorero e integrante del Comité de ComplaYANS, así como de los miembros de la Comisión Económica, Josep Pont, quien era responsable del área comercial y Silvio Elías, también directivo encargado del Barça B.

Un día después, los cuatro presentaron su renuncia y con toda esta información negativa sobre el Barza en las primeras planas de diarios españoles, el 17 de junio de 2020 los socios de la plataforma de aficionados “Dignitat Blaugrana” presentaron una demanda por administración desleal y corrupción entre particulares, miembros de la actual Junta Directiva del EFC Barcelona.

Por lo que el 5 de julio, se ordenó que los Mossos d’Esquadra realizaran en las oficinas del club un allanamiento para recopilar información y documentos vinculados al caso.

Mientras que el 6 de julio, el club presentó las conclusiones de la auditoría externa realizada por la empresa contratada a raíz del ‘Barçagate’, entendido como la estrategia fallida e ideada por el ex directivo para criticar en redes sociales a todos sus detractores y mejorar su imagen.

Pese a que la auditoría reveló que Yaume Masferrer participó activamente en el contenido en redes sociales, que se pagó un sobreprecio y que las facturas se dividieron para esquivar controles internos, el club siguió negando que se contrataran dichos servicios de difamación y lo único que según pasó es que se cometieron varios errores administrativos al evitar los controles.

Como resultado de las investigaciones, el 3 de septiembre la policía catalana acusó A Bartomeu de enriquecimiento ilícito y corrupción.

Estas irregularidades llevaron a que socios del Barza consiguieran casi 20 mil firmas para iniciar un proceso de referéndum, mediante el que se buscaba terminar con el mandato del todavía director.

Sin embargo, Bartomeu decidió no llegar hasta esa instancia, y en compañía de su junta directiva, el 27 de octubre de 2020 presentó su renuncia al cargo.

A cuatro meses de la salida del máximo directivo de la institución del club Barcelona y en el marco de la investigación llevada a cabo por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Bartomeu fue detenido a inicios del presente mes cuando se encontraba en su domicilio.

Fue puesto a disposición policial junto con el todavía director general del club Òscar Grau, el responsable de los servicios jurídicos Román Gómez Ponti y el que fuera asesor personal del expresidente Masferrer.

Luego de la detención de los directivos del club, el pasado 2 de marzo Bartomeau y Masferrer quedaron en libertad provisional, aunque ambos enfrentan todavía cargos por administración desleal y corrupción en los negocios.

Este y otros escándalos parecen no haber terminado, en tanto el club celebró hoy elecciones en las que se eligió a Joan Laporta como nuevo presidente del Barza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *