“Obsesiva”, o cuando el amor raya en la locura

"Obsesiva", o cuando el amor raya en la locura
La opinión de Liliana Moscoso

Por Liliana Moscoso

7 Marzo 2021 (Resiliente Diario).- Los ingredientes son de todo conocidos: el éxito, el amor ideal, los planes de una pareja que recién inicia una familia, el arribo a un nuevo trabajo… Y una bella mujer que pretende echarlo todo a perder.

Esta fórmula cinematográfica es la que dio pie a la realización del largometraje “Obsesiva”, del director Steve Shill.

“Derek Charles” (Idris Elba) es un ejecutivo financiero quien tras recibir un importante ascenso, ha logrado lo que soñaba en la vida: todos sus planos, el laboral y el emocional, están completos y la felicidad fluye en cada toma. Estrenan casa, atienden al pequeño “Kile”, su pequeño hijo, y conducir el Mercedes Benz en color plata marca el tamaño de su éxito.

Y cuando parece que nada puede alterar la alineación de los planetas en esta pareja ideal, sucede el giro conductor de la historia.

Apoyado en la fama de la estrella musical Beyonce Knowles, quien personifica a “Sharon Charles”, el intenso thriller de casi dos horas de duración, toma como base del guion el empecinamiento de una bella rubia, “Lisa” (Ali Larter), quien al llegar a una oficina como remplazo, se sumerge en la obsesiva idea de conquistar a su nuevo jefe.

La nueva empleada temporal en la oficina es una mujer atractiva, desenvuelta y alegre. Perfeccionista y siempre un paso adelante, se presenta ante “Derek” como la colaboradora ideal, lanzando destellos de coquetería que no logran destinar el deseo de este caballero de una sola pieza, con principios sólidos y un amor por su mujer a toda prueba.


Sin embargo, “Lisa” sólo lo tiene a él en mente y hará uso de todas sus tácticas de encantamiento para sostener una relación con él, pero lo mismo en la fiesta de Navidad de la compañía, que en el estacionamiento del corporativo, “Lisa” se abalanza sobre “Derek” e intenta acostarse con él.
Pero la tentación no logra tocarlo y la rechaza una y otra vez.


Sin embargo, Lisa no acepta un no por respuesta y su locura crece a cada repudio.

Las secuencias vendrán entonces llenas de intensidad por parte de los tres protagonistas: “Derek” sacudiéndose a la obsesiva asistente, “Lisa” cometiendo los más insanos trucos de seducción y “Sharon”, descubriendo de la peor manera una supuesta infidelidad de su amado esposo.


La película cumple el objetivo de tensión y drama, y aunque en general recibió comentarios negativos de los críticos, la película, realizada en 2009 y lanzada en 2012, recaudó 11 millones 209 mil 297 dólares en su primer día de proyección en cines en Estados Unidos.

En su primera semana llegó a la cima de la taquilla y recaudó más de 28 millones de dólares en 2 mil 514 salas de cine.

Así, este fenómeno cinematográfico llegó a Netflix el pasado 2 de marzo y ha es parte del top ten.

La pócima con estos elementos es también una obsesión de los directores. Celos, desconfianza, tentaciones, pasión, devaneos, demencia, enajenación, irracionalidad… insensatez. Y Ali Larter queriéndole comer el mandado a Beyonce. No te la pierdas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *